Nintendo of America llama a sus contratistas “ciudadanos de segunda” y explota el descontento

A finales del mes pasado, un contratista anónimo presentó una queja laboral ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales contra Nintendo of America y la empresa de contratación asociada Aston Carter. Mientras NoA publicaba su propia declaración sobre el asunto, la compañía empezó a atraer las miradas: muchos otros antiguos contratistas compartieron la historia y sus propias experiencias en Twitter, poniendo a NoA bajo escrutinio en un momento en el que las cuestiones laborales dentro y fuera de la industria del juego se han convertido en un tema cada vez más candente.

Esto ha culminado en un extenso informe especial de IGN realizado por la editora de noticias sénior Kat Bailey en el que se detalla la situación de la empresa. El reportaje corrobora muchas de las historias de miseria y explotación, explicando la naturaleza de la división de NoA entre los empleados a tiempo completo (“insignias rojas y doradas”) y sus trabajadores contratados (“insignias azules”), estos últimos cada vez más marginados a medida que pasan los años, sin apenas posibilidades de convertirse en trabajadores a tiempo completo.

Según la mayoría de los relatos del artículo, los contratistas de NoA no siempre fueron tratados tan mal. Hace una década, parece que había más oportunidades de convertirse en un empleado a tiempo completo, y varios empleados a tiempo completo (incluidos algunos muy conocidos) comenzaron como contratistas en las últimas décadas. Sin embargo, algo cambió hacia mediados de los años 10, y cuando la Nintendo Switch estalló en 2017, NoA parecía no poder o no querer aumentar su plantilla para satisfacer el aumento de la demanda.

Aunque son los más perjudicados, los problemas van más allá de los trabajadores contratados. Los trabajadores a tiempo completo y los gerentes, que actúan bajo una mayor presión, tienen una sensación de impotencia sobre lo que está sucediendo con los contratistas. Recientemente, NoA cerró sus oficinas en Redwood City (California) y Toronto, lo que provocó la reubicación de los numerosos trabajadores que allí trabajaban y, finalmente, la marcha de los anfitriones de Nintendo Minute desde hace mucho tiempo, Kit y Krysta. A pesar de que los éxitos de Nintendo están en auge, no parece que la empresa esté ampliando su plantilla o compensándola mejor para que esté a la altura.

Las razones de toda esta opresión son complicadas y nebulosas, ligadas en gran medida al hecho de que NoA no es realmente una empresa propia, sino un “departamento de marketing” de Nintendo Co Ltd., los desarrolladores/editores japoneses y los verdaderos responsables. Antes de incorporarse oficialmente a la empresa, Reggie ya rozaba la disparidad entre las dos entidades, y tras plantear una pregunta sobre el aprendizaje y el desarrollo orientado a las personas y la obtención de nuevas perspectivas para mejorar la organización, se le dijo que “aquí no hacemos eso. La [empresa] matriz japonesa, nuestra matriz, no cree en eso, por lo tanto no lo aplicamos”. Según el relato de Reggie, él luchó mucho para llevar ese tipo de actitud de futuro a Nintendo a lo largo de su mandato, y afirma que la compañía que actualmente recibe todas las quejas “no es la que [él] conoció” en 2019.

El artículo completo está repleto de más detalles, pero la conclusión es la siguiente: los trabajadores contratados están menospreciados, deprimidos y desesperados. Esperemos que esta crónica de las irregularidades inspire acciones para mejorar las cosas. Es una situación complicada que no tiene soluciones fáciles, pero podemos esperar que los trabajadores se unan y se defiendan mutuamente ahora que este descontento es de dominio público. ¿Y quién ama a los sindicatos? Puedo asegurarles que en Argentina no.

Latest articles

Related articles

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here